Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
Páginas relacionadas

Asma y actividad física

El asma es un trastorno a largo plazo que causa inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias. Los músculos alrededor de las vías respiratorias se tensan y aumenta la producción de mucosidad. Estos cambios dificultan el ingreso del aire en los pulmones y la salida del aire de los pulmones. Los desencadenantes son factores que causan brotes de asma y el empeoramiento de los síntomas. Los desencadenantes pueden ser el polvo, el polen, las mascotas, las infecciones, el frío, el humo, la contaminación del aire y el ejercicio.

El ejercicio es un desencadenante común para muchas personas con asma. Para algunos, el ejercicio, además de otros factores, produce síntomas de asma. Para otros, los síntomas del asma solo se producen con el ejercicio o la actividad física. En cualquier caso, el término para describir el trastorno es broncoconstricción inducida por el ejercicio o BIE. (Solía denominarse como asma inducido por el ejercicio). Significa que el ejercicio hace que las vías espiratorias o bronquios se estrechen o constriñan.

El ejercicio es importante para lograr una buena salud general y para mantener fuertes los pulmones y los músculos involucrados en la respiración. Su cuerpo necesita ejercicio. Asegúrese de consultar a su proveedor de atención médica para hacerlo de forma segura y con la menor cantidad posible de síntomas.

 

Mujer exhausta por hacer ejercicio
Es posible que correr grandes distancias no sea un buen ejercicio para personas con asma.

La causa de la BIE

No se comprende del todo por qué el ejercicio produce el estrechamiento de las vías respiratorias. Al realizar ejercicio, la respiración más intensa por la boca puede causar que las vías respiratorias se sequen y se enfríen. Esto puede producir irritación y causar síntomas. Esto sucede especialmente al realizar ejercicio al aire libre cuando hace frío. El respirar aire contaminado, sustancias químicas o alérgenos (como el polen) también puede ser un factor.

Síntomas del asma inducido por el ejercicio

El asma inducido por el ejercicio se caracteriza por síntomas del asma, como tos, sibilancia y opresión en el pecho dentro de los 5 a 20 minutos después de iniciar el ejercicio. El asma inducido por el ejercicio también puede producir síntomas tales como fatiga y dificultad para respirar inusuales mientras se realiza el ejercicio.

Sin embargo, no evite el ejercicio por completo. De hecho, el ejercicio es muy beneficioso para las personas con asma, ya que mejora su función respiratoria al fortalecer los músculos respiratorios. Consulte a su médico para obtener más información.

Control de la BIE

Puede tomar ciertas medidas para facilitar el control de la BIE o los síntomas del asma al realizar ejercicio. Nuevamente, asegúrese de elaborar un plan con ayuda de su proveedor de atención médica. Y también asegúrese de realizar lo siguiente:

  • Asegúrese de empezar lentamente. Realice un calentamiento antes de comenzar con el ejercicio previsto. Y enfríese lentamente al final del ejercicio o actividad.

  • Asegúrese de llevar con usted el inhalador de alivio rápido. Úselo 15 minutos antes de comenzar el ejercicio o según lo recomiende su proveedor de atención médica.

  • Algunas personas toman medicamentos diarios para controlar la BIE. Si usted lo hace, asegúrese de tomarlos exactamente como le indicaron.

  • Piénselo dos veces cuando desee realizar ejercicio al aire libre si hace mucho frío o si el nivel de contaminación es alto.

  • Si realiza ejercicio afuera cuando hace frío, use una bufanda para cubrir la boca y la nariz. Algunas personas también usan un dispositivo o máscara especial para realizar ejercicio al aire libre cuando hace mucho frío.

 

Deportes y actividades recomendadas

Cualquier actividad puede causar síntomas de asma. Los deportes y las actividades con ráfagas de actividad breve en lugar de periodos prolongados de actividad generalmente son mejores para las personas con asma. De acuerdo con la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología (American Academy of Allergy, Asthma, and Immunology), algunos deportes tienen menos probabilidades de desencadenar síntomas. Un ambiente cálido y húmedo, el uso de los músculos de la parte superior del cuerpo y la posición del cuerpo al nadar pueden ser beneficiosos para las personas con asma. Una advertencia: las sustancias químicas utilizadas para tratar las piscinas pueden ser un problema para algunas personas. Otras actividades y deportes recomendados incluyen los siguientes:

  • béisbol;

  • ciclismo;

  • fútbol americano;

  • esquí alpino;

  • golf;

  • acrobacias;

  • senderismo;

  • atletismo con distancias cortas;

  • surf;

  • caminatas; y

  • lucha libre.

Los deportes que pueden aumentar la probabilidad de los síntomas incluyen los siguientes:

  • baloncesto;

  • esquí de fondo;

  • hockey sobre hielo;

  • carreras de larga distancia; y

  • fútbol.

Sin embargo, con la debida atención y preparación, la mayoría de las personas con BIE puede realizar cualquier deporte o actividad física.

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 6/27/2014
© 2000-2015 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About Us