Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Información general sobre la seguridad contra incendios y quemaduras

¿Cuáles son los distintos tipos de quemaduras?

Una lesión por quemadura se produce por la transferencia de energía de una fuente de calor al cuerpo. Existen muchos tipos de quemaduras provocadas por fuentes térmicas, radiación, sustancias químicas o contacto eléctrico.

  • Las quemaduras térmicas se deben a fuentes externas de calor que elevan la temperatura de la piel y los tejidos, y provocan la muerte tisular o la quemadura de las células del tejido. Los metales calientes, los líquidos hirviendo, el vapor y las llamas pueden provocar quemaduras térmicas.

  • Las quemaduras por radiación son las que se producen debido a la exposición prolongada a los rayos ultravioleta del sol o a otras fuentes de radiación, como los rayos X.

  • Las quemaduras por sustancias químicas se deben a ácidos o alcaloides fuertes que entran en contacto con el cuerpo.

  • Las quemaduras eléctricas se producen por el contacto con una corriente eléctrica, por ejemplo por un cable pelado o por la caída de un rayo.

Los incendios y las quemaduras son unas de las causas principales de las muertes relacionadas con lesiones accidentales entre niños menores de 14 años. En los Estados Unidos, la mayoría de las muertes por exposición al fuego se producen por incendios domésticos. En promedio, este tipo de incendios avanza rápido y solo le da a la familia 2 minutos para escapar.

La causa principal de las muertes y lesiones por incendios residenciales entre los menores de 5 años es el juego de los niños cuando se los deja sin supervisión. La mayoría de los incendios iniciados por juegos de los niños empiezan con fósforos o encendedores.

Tomar algunas precauciones en su hogar puede ser de gran ayuda para mantener segura a su familia. Según la Campaña Nacional SAFE KIDS, puede tomar las siguientes medidas para que su casa esté más protegida de los incendios y las quemaduras:

  • Instale detectores de humo y deles mantenimiento (los detectores de humo en funcionamiento pueden disminuir a la mitad las probabilidades de morir en un incendio residencial). Debería haber un detector en cada piso. Los detectores deben estar cerca de cada habitación en la que duermen los miembros de la familia. Deben probarse los detectores una vez al mes y se deben reemplazar las baterías al menos cada 6 meses.

  • Mantenga a los niños a una distancia de al menos 3 pies (90 cm) de cualquier elemento que se caliente. Los calentadores y los hornos con estufa pueden producir quemaduras que ponen en peligro la vida.

  • Cocine con cuidado. No deje a los niños pequeños solos en la cocina mientras haya comida cocinándose. Aleje las asas y los mangos de las ollas del borde la estufa. Si tiene niños pequeños, no use manteles. Los niños pequeños pueden tirar del borde y arrojarse accidentalmente la comida caliente encima.

  • Tenga un plan para los bebés y los niños pequeños que no pueden salir de la casa por su cuenta. Decida quién sacará al niño de la casa.

  • Enséñeles a sus hijos cómo deben reaccionar si suena el detector de humo. Enséñeles a agacharse y salir. Enséñeles que no deben volver a entrar a la casa.

  • Instale sistemas de aspersión.

  • Elabore con su familia un plan de escape en caso de incendio y hagan prácticas de simulacro de incendio. Asegúrese de que todos conozcan 2 rutas de escape de cada habitación. Decidan un lugar de reunión fuera de la casa.

  • Tenga extintores de incendio y encárguese de que le hagan el mantenimiento adecuado.

  • Baje el termostato del calentador de agua a 120 °F (49 °C) o menos para evitar quemaduras.

  • Cuando bañe a los niños, colóquelos de espalda a los grifos para que no abran accidentalmente el agua caliente.

  • Nunca deje a los niños solos en la tina, ni siquiera durante unos segundos.

  • Instale dispositivos antiquemaduras para los grifos y los cabezales de la ducha.

  • Enséñeles a sus hijos prácticas seguras en caso de incendios y quemaduras. Nunca juegue con fósforos ni encendedores frente a los niños. Mantenga estos objetos en un lugar seguro fuera del alcance de los niños.

  • Guarde las velas fuera del alcance de los niños. Apáguelas siempre que salga de la habitación y a la noche.

  • Mantenga los productos químicos fuertes, como los limpiadores para cañerías, fuera del alcance de los niños. Si es posible, guárdelos en un armario bajo llave.

Revisor médico: Eric Perez MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Stacey Wojcik MBA BSN RN
Última revisión: 3/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About StayWell